Arce denunció, ante la ONU, la injerencia de Luis Almagro en el país y su protagonismo en el golpe de Estado del 2019

Compartir

El presidente Luis Arce, durante su intervención en el 76 periodo de sesiones de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, en Nueva York, este jueves, denunció, ante la comunidad internacional, la injerencia de Luis Almagro en los asuntos internos de Bolivia y el papel que jugó dentro del golpe de Estado de 2019, junto con gobiernos de derecha como Mauricio Macri, en Argentina, y representantes de la Unión Europea.

El primer mandatario señaló que “la ruptura del orden constitucional en mi país tuvo la participación de actores nacionales: políticos que en las urnas no cuentan con el respaldo del pueblo, malos efectivos de la Policía y las Fuerzas Armadas, comités cívicos, la jerarquía católica y medios de comunicación hegemónicos” e hizo una especial una especial mención al actual secretario general de la Organización de Estados Americanos.

“La ruptura del orden constitucional en mi país también contó con la participación de la OEA, a través de su Secretario General Luis Almagro; de otros gobiernos, como el de Argentina, que enviaron armas y municiones a los golpistas, del representante de la Unión Europea y de otras organizaciones no gubernamentales de origen internacional”, declaró en su intervención.

De la misma forma, detalló los resultados de la pericia realizada por la Universidad de Salamanca respecto de las vulneraciones de los Derechos Humanos entre septiembre y diciembre de 2019, documento que establece la realización de ejecuciones sumarias, torturas, ultrajes a símbolos patrios, entre otros.

“Lamentablemente se vulneró sistemáticamente el derecho a la presunción de inocencia y al debido proceso; la persecución, procesamiento y encarcelamiento de personas inocentes se convirtió en un hecho cotidiano y normal. La humillación, represión, ultraje de nuestros símbolos patrios, como la Wiphala, el uso racista y sexista de la fuerza, estuvo dirigido en contra de la población movilizada por sus derechos, en su mayoría indígenas, obreras y obreros, campesinas y campesinos”, manifestó.

Al cerrar su alocución reafirmó su compromiso con el pueblo boliviano de buscar justicia para las víctimas, resaltando que esta es una condición imperativa para la construcción de una verdadera paz social.

“Nuestro compromiso con el pueblo boliviano es que se haga justicia por las 38 vidas perdidas, por los cientos de heridos, detenidos, por los perseguidos, asilados y exiliados; por las graves violaciones a los derechos humanos que se ejecutaron durante un gobierno de facto; porque la justicia es condición esencial de toda democracia, y de construcción de una verdadera paz social”, afirmó. 

ecl/rpn

Red Patria Nueva 2022
Red Patria Nueva