Arias y Carvajal, quienes dieron la espalda a las víctimas de las masacres del 2019, piden que Añez se defienda en libertad

Compartir

El exministro de de Obras Públicas del gobierno de facto y actual alcalde de La Paz, Iván Arias, y la representante de Derechos Humanos, Amparo Carvajal, ambos cuestionados por las víctimas de los hechos violentos del 2019, llegaron hoy 21 de agosto al penal de Miraflores para interceder por Jeanine Añez exigiendo que la misma se defienda en libertad. Incluso la hija de la expresidenta del gobierno de facto, Carolina Ribera, pidió que la encarcelen a ella en lugar de su madre con tal de que Añez reciba atención médica, pese a que desde Régimen Interior se anunció que la exmandataria cuenta con una atención especial.

El actual burgomaestre paceño es investigado por casos de corrupción durante su periodo como Ministro de Añez y avaló varias de las acciones del gobierno de facto, que afectaron la economía y salud de las y los bolivianos. Asimismo, fue parte del Decreto Supremo 4870, que avaló el uso de la fuerza extrema a policías y militares para masacrar al pueblo en 2019.

Añez se autolesionó en primeras horas de este sábado, aunque sus heridas no son de consideración ni representan un atentado contra su vida, según el reporte del Ministerio de Gobierno.

Arias, a través de su cuenta de Twitter, escribió «hoy intenté visitar a la expresidenta Añez, le expreso mi solidaridad a ella y a toda su familia. Es tremendamente doloroso ver que ni Amparo Carvajal pueda visitarla». Carvajal afirma defender los DDHH, pero en determinado momento estuvo más al lado de los militares que del pueblo al referirse a los hechos de violencia del 2019.

La expresidenta del gobierno de facto se enfrenta los casos Golpe de Estado y Sacaba-Senkata. A estos se sumó, en su contra, una proposición acusatoria por Genocidio, Lesiones Graves y Lesiones Seguidas de Muerte, que el viernes fue presentado por la Fiscalia General del Estado. Sucesos luctuosos acaecidos durante sus 11 meses de gobierno.

Por su parte, Ribera consideró que «ella (Añez) está sufriendo. Está siendo hostigada, perseguida, amenazada y lo que le afectó muchísimo es que me quieran hacer algo a mí», dijo en referencia a la investigación que pesa en su contra por el presunto manejo irregular de donaciones en la Unidad de Gestión Social, del Ministerio de la Presidencia, también en el gobierno de facto.

ecl/rpn

Red Patria Nueva 2022
Red Patria Nueva