Comandantes de papel

Compartir

Cuando era niño, vivía en la zona central de La Paz, por la plaza Pérez Velasco, a unas cuantas
cuadras de la plaza Murillo donde se ubica el viejo palacio de gobierno, la Catedral, el Palacio
Legislativo y unas calles abajo la sede de la Corte De Justicia, de ese modo tuve una cercanía
privilegiada a cuanto acto cívico patriótico se desarrollaba en esos alrededores, y realmente me
fascinaban los desfiles militares, sobretodo ver pasar gallardos a los valerosos, legendarios y
heroicos Colorados De Bolivia, acompasados por su banda de guerra y la marcha compuesta para
ellos, su himno podríamos decir, el estandarte boliviano escoltado por oficiales y luego la tropa,
cantando a todo pulmón CON LA GRAN MARCHA MILITAR, DE LOS COLORADOS.

Por ahí también cada 6 de agosto desfilaban, los Caballeros Cadetes del Colegio Militar, de la Fuerza
Naval ( hoy Armada) y del Colegio Militar de Aviación, estos últimos traídos desde Santa Cruz para
estos actos y la Jura a La Bandera un día después, era lindo ver a la juventud en esos uniformes,
compitiendo entre ellos para ver quienes elevaban la pierna más alto en el paso de parada como se
denominaba y sobretodo compitiendo con los cadetes de la Academia Nacional de Policías, en todas
estas instituciones habían unos uniformados que parecían estar llevando un embarazo en contraste
total con los atléticos cadetes , eso si llevan prendidos al pecho una serie de condecoraciones , de
varios colores.

Pues bien, a dos cuadras de mi domicilio se encontraba el cine México, famoso por sus películas de
lucha libre o basadas en eso, ahí veíamos a El Santo, Blue Demon, Huracán Ramírez, estos del bando
de los buenos y La Momia de Guanajuato, Frankenstein y otros, en el grupo de los malos, pero
también las películas que se basaban en las guerras, donde veíamos junto a los amiguitos
bombardeos de aviones, tanques disparando y arrollando todo, soldados combatiendo con armas,
bayonetas, asaltando puestos enemigo cayendo bajo las balas enemigas, etc. Los admirábamos a
esos señores militares, los imitábamos jugando a las guerritas, ni bien escuchábamos un tambor
corríamos al mejor lugar para verlos pasar.

Paso el tiempo, los niños nos hicimos adolecentes y comenzamos a ver la verdadera dimensión de lo
que ayer admirábamos, vimos tropas militares armadas fuertemente, arremeter contra nuestros
vecinos, contra la gente desarmada, vimos caer a los jóvenes universitarios y muchos colegiales que
en su inocencia o boludes, pensaban hacerles frente con piedras y así fueron varias veces durante
años, desde el 1970, lo ocurrido años anteriores no lo recuerdo muy bien, pero ni bien pasaban
estos hechos, se volvía a la vieja rutina de verlos pasar marchando como siempre, con las mismas
formaciones de cadetes y con las mismas personas deformes vistiendo uniforme a punto de reventar
por la cintura y con muchas más medallas de condecoración, parecían muestrarios de alguna tienda
que vendía azulejos, es que les condecoraban por haber matado o herido a algún ciudadano, cuantas
medallas te representa una muerte, cuantas un herido ??? cuanto es el valor de tu alma ofertada al
diablo?? realmente crees que yendo a la iglesia todos los domingos tendrás tiket de ingreso al
cielo?? Te valió madres seguir los mandamientos?? no te conmovió el llanto de las madres llorando a
los hijos, de los hijos llorando a los padres, los confinados por razón ideológicas y de pensamiento,
los exilados saliendo de su patria a confines lejanos , no tuviste compasión al momento de torturar a
hombres y mujeres, de violarlas dando rienda suelta a tus más bajos instintos, de apoderarte de la
riqueza del país dotándose entre ustedes de tierras en lugares que ni conocían, vaciando el erario
nacional para sus fines personales, arrancando al dictador de turno una jubilación con el 100% de tus
último salario, manteniendo la dotación de víveres, nadie más tiene este privilegio y entonces cual
es en definitiva tu contribución al desarrollo del país, haces mucho más que los maestros o los
médicos, tu jornada laboral es de lunes a jueves porque el viernes lo llamas jornada deportiva y con
todo desparpajo dejas el uniforme y te vistes de deportivo, terminando el día en la parrilla y las
chelas.

Llegó la democracia y todos creíamos que esos tiempos salvajes donde incluso convivieron con
pandillas paramilitares como los novios de la muerte, Los Marqueses, Daniel Torrico el Míster Atlas,
el mosca Monroy o los hermanos Ormachea, el Papi Balvian que nunca fue llevado ante la justicia y
que les hacían el trabajo sucio, ese tiempo creíamos que habían terminado, cuan equivocados
estuvimos, simplemente volvieron o quizá nunca se fueron, talvez el mando yanqui estuvo en
silencio y ustedes serviles a este mando, jamás abrieron la boca para preservar nuestros recursos
naturales ni nuestras empresas estratégicas que fueron subastadas a precio de gallina muerta, pero
cuando el Tío Sam mando derrocar al gobierno legítimo de Evo Morales, no les tembló la mano para
volver a disparar contra su propio pueblo, desarmado como siempre, ese pueblo que les
proporciono el estudio militar, que les paga sus sueldos y demás beneficios, ese pueblo volvió a
derramar lágrimas de dolor.

Cuantas medallas significa eso? Cuanto valor tendrá causar tanto sufrimiento? , tenemos una FFAA
llenas de soldados hijos del pueblo, con unos comandantes de papel, que cuando les toca dar cuenta
y razón de sus actos, huyen como cobardes, se enferman, niegan sus actos, etc., pero tienen sus
pechos como muestrario de ceramicas en cualquier negocio dedicado al rubro.

Gustavo Torrico Landa
Es Analista y Estratega Político

Red Patria Nueva 2022
Red Patria Nueva