GIEI Bolivia revela que mujeres aprehendidas en el golpe de Estado fueron sometidas a violencia en razón de género

Compartir

La comprobación de casos de violencia sexual y violencia en razón de género son dos de los aspectos que más llaman la atención en el informe de los hechos de vulneración a los derechos humanos elaborado por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para Bolivia.

En el documento de más de 750 páginas, elaborado con entrevistas a diferentes sectores, el GIEI documentó casos de violencia sexual y de género cometidos por agentes estatales en contra de personas detenidas, que son constitutivos de tortura, de manera especial en El Alto y La Paz, en noviembre del 2019.

«En los hechos ocurridos en La Paz se identifican declaraciones que denotan violencia de sexual y de género por parte de efectivos policiales y de civiles. Una persona que brindó su testimonio al GIEI refirió que el 15 de noviembre de 2019, aproximadamente a las 16:00, estaba participando en una marcha por la defensa de la elección, así como por la exigencia del respeto a la Wiphala y a la mujer de pollera, cuando la policía comenzó a lanzar gases lacrimógenos en la calle Sucre cerca de la FELCC. Por efecto de la gasificación, ella se mareó. Sin embargo, fue detenida por cinco agentes que la arrinconaron y la golpearon en el estómago. Posteriormente, fue insultada de “puta masista” y amenazada de muerte y de violación sexual. Durante la detención, ella no pudo contener su orina y necesidades fisiológicas, pero se le impidió cambiar su ropa», se lee en el informe del GIEI.

Otra de las entrevistadas por el GIEI relató que «cuando iba de regreso a mi casa, un grupo de hombres me agarró y me puso contra la pared. Me dijeron que dejara de organizar a la gente, que sabían quién era, dónde vivía, me empezaron a ahorcar, después me soltaron un poco y traté de correr, pero me agarró otro tipo quien me golpeó contra la pared. Luego me manoseó entera, me dijo que me iba a hacer mil cosas más. Me lo repitió mil veces, que yo vivía sola y nadie me iba a proteger. Cuando no respondí, imagino se aburrieron, el otro me dio un puñetazo en las costillas, un par de patadas».

Esta persona era políticamente activa dentro de la oposición y fue atacada en la zona sur de La Paz, durante la noche. Al momento de golpearla los agresores hicieron referencia a su actividad política, amenazándola para que dejara de realizar ese tipo de actividades.

La víctima dijo también que después de la agresión fue liberada y pudo volver a su casa. Finalmente, el GIEI identificó el uso de desnudamiento forzado durante la detención de una mujer al ingresar al penal de Obrajes. Esta víctima refiere que, luego de ser obligada a desnudarse, la obligaron a realizar flexiones y que en esa oportunidad los policías del penal la golpearon.

Si bien las víctimas no presentaron denuncia sobre los hechos aquí descritos, el GIEI destaca que el uso de la violencia en contra de las mujeres durante la crisis de 2019 se caracterizó por ser una violencia diferenciada, e incluyó tocamientos de carácter sexual, amenazas de posibles violaciones sexuales e insultos basados en estereotipos sobre los roles de género de las mujeres.

ecl/rpn

Red Patria Nueva 2022
Red Patria Nueva