Jeanine Añez y su séquito obstaculizaron trabajo de la CIDH hasta su último día en el gobierno de facto

Compartir

La pasada semana el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para Bolivia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) entregó a la cancillería boliviana el informe final sobre la vulneración a los DDHH en nuestro país durante los últimos meses del 2019. Este mismo se hará público al pueblo boliviano entre la primera y segunda semana de agosto.

En entrevista con Red Patria Nueva, el exsecretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao recordó que cuando la Comisión llegó al país en noviembre del 2019, entregó el informe preliminar al gobierno de facto, que rechazó los hallazgos, negó las masacres, los discursos de odio y las violaciones a los DDHH. Detalló que, a partir de ese momento, se podían generar dos tipos de situaciones: o la comisión continuaba ahondando sus investigaciones hasta la publicación de un informe final que profundice cada tema e incluya otros, o la CIDH podía instituir un GIEI para corroborar y confirmar las observaciones.

El gobierno de facto prefirió la creación de este grupo y firmó un acuerdo para llevarlo adelante, sin embargo, al mismo tiempo empezó a obstaculizar el trabajo de las y los expertos. “Muy probablemente las autoridades pensaron que la creación del GIEI impediría que la CIDH profundizara sus investigaciones y que ellos tal vez estaban adoptando una estrategia de administración de la visibilización de la violencia en el tiempo y así intentar incluso que el GIEI pudiera dejar de funcionar”, afirmó Abrao.

En este sentido recordó que el régimen de Añez postergó el ingreso del GIEI hasta que se realicen elecciones para después también postergar estos comicios, e incluso ya en noviembre después de los actos electorales, tampoco se permitió el ingreso de grupo a territorio nacional. Fue recién el último día del mandato de facto, que el gobierno envió una carta a la CIDH indicando que de acuerdo a sus “evaluaciones y desconfianzas” de que este sea un trabajo sesgado, no iban a implementar el GIEI en el país.

Así quedó una vez evidente que hicieron todos los esfuerzos para obstaculizar las investigaciones, e invisibilizar la crítica violación a los DDHH.

El jurista brasilero indicó que fue necesario que el gobierno electo asumiera y anulara la carta enviada por el régimen de facto para retomar la iniciativa de la instalación del GIEI, así éste pudo finalmente ingresar al país para finalizar su informe. No obstante, también apuntó que el gobierno de facto solicitó un cambio en el marco temporal de la evaluación, enmarcándolo de septiembre a diciembre de 2019 para que este informe incluya los acontecimientos durante el mandato del expresidente Evo Morales.

Finalmente resaltó que cuando hay graves violaciones a los DDHH por más intentos que se hagan para obstaculizar, los principios de verdad, memoria y justicia, son una fuerza mucho más potente y capaces de movilizar a la sociedad para evitar la impunidad.

Red Patria Nueva 2022
Red Patria Nueva