Nuestro “lado” indígena

Compartir

Claudia Espinoza I. /

Octubre es un mes lleno de significaciones. De entre todas las fechas emblemáticas, resalta el día de la descolonización, en reemplazo del día de la raza, desde el 2011. El 12 de octubre se celebran las identidades indígenas del Estado Plurinacional y el mundo intercultural en el que vivimos.

Nuestro lado indígena aflora inevitable. La memoria de luchas y conquistas copa las manifestaciones sociales y artísticas en toda Bolivia. La energía de nuestras ancestras y ancestros imbuye el ambiente con coloridos tejidos, trajes, wiphalas y patujús.

En contraparte, los grupos oligárquicos en algunas regiones no superan el denominado “descubrimiento de América”, el genocidio más grande que vivió el continente a costa de los pueblos y mujeres que fueron violentados y usurpados hasta en las comunidades más remotas.

Este 2021, el mensaje de la descolonización llega en un contexto de reedición racista y discursos de odio que emanan de ciertos personajes de las élites. Resabios del conservadurismo religioso buscan instalar falsos debates como ocurre con la Ley Contra las Ganancias Ilícitas, que afectará a las grandes e ilegales fortunas y no así a sectores sociales como desinforman en redes sociales.

El gobernador de Santa Cruz, encabezando esas campañas, desacata el mandato popular del voto que le encomendó trabajar por mejores días tras la crisis económica y la pandemia. De Demócratas no queda mucho que rescatar.

No dan tregua a la polarización. Interrumpen la pacificación y la reconstrucción de un proyecto de país dejado en ruinas por el mal gobierno de facto. En 2019 instauraron un régimen antidemocrático que no pudieron sostener y ahora siguen socavando las expectativas de las juventudes desilusionadas con la política. 

Mirando hacia atrás, el proceso descolonizador resulta tan imprescindible como la fecha misma. Y hacia adelante, esa gran tarea de descolonizar espera las decisiones y acciones de una agenda pública transgeneracional. Tal desafío amerita combinar lo individual, lo colectivo y lo institucional; lo material, inmaterial y simbólico; coherentes con la cosmovisión desde lo indígena y a la par de un universo cada vez menos binario.

Permanentemente nos preguntamos ¿cuánto exige descolonizar la economía, la política, el trabajo, la cultura, la educación y la comunicación?  Surgen estas interrogantes, por citar algunas esferas de la vida social.

Pues todo ello conlleva pensar el 12 de octubre. Marchar por la reafirmación de lo plurinacional y la inclusión de todas y todos con su diversidad, pero también la urgencia de seguir transformando desde lo profundo. Somos pueblos caminando por el derecho a construir soberanamente el destino propio. Y aunque subsistan los separatismos, nuestro “lado” indígena sigue siendo más fuerte y mayoritario. 

(Claudia Espinoza I. es periodista)

Red Patria Nueva 2022
Red Patria Nueva