PACHAMAMISMO ¿ES DE IZQUIERDA?

Compartir

Por Gabriel Villalba Pérez

El Movimiento Al Socialismo se constituye como partido político única y estrictamente para cumplir formalismos electorales, es decir requisitos de forma. En su construcción histórica es mucho más que solamente un partido político; por eso Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (IPSP). Esta forma de organización política se basa en la confluencia de sus organizaciones sociales matrices fundantes, primigeniamente campesinas, como la Central Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia – CSUTCB, la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia – Bartolina Sisa y la Confederación Sindical de Colonizadores de Bolivia, que más tarde cambiaría su nombre a Interculturales, con la sigla CSCIB. Organizaciones Sociales que componen orgánicamente al MAS-IPSP.

Sabiendo de la composición orgánica histórica del MAS-IPSP ¿Cuál es su composición ideológica? En su estatuto orgánico, articulo 6, se enumeran quince principios: antiimperialismo, anticapitalismo, anticolonialismo, complementariedad, memoria histórica, pluralismo, ejercicio de la plurinacionalidad, identidad pluricultural, democracia interna, disciplina interna, igualdad y equidad de género, despatriarcalización, unidad, solidaridad, respeto al liderazgo nato. Estos principios permiten construir afinidades y discrepancias con diferentes vertientes ideológicas del pensamiento político. Es así que en algún momento se rotuló la ideología del MAS-IPSP como Socialismo Comunitario.   

Ciertamente en la construcción de Socialismo Comunitario confluyen no solo los principios del MAS-IPSP mencionados precedentemente, sino también vertientes políticas tales como el socialismo, comunismo, indianismo, indigenismo, katarismo como líneas de pensamiento y acción de insurgencia y rebelión contra el sistema mundo capitalista y colonialista imperante.

Una nueva tendencia ideológica se ha estado estructurando en la sombra del Socialismo Comunitario como su antítesis. Saliendo a la luz con un discurso laxo como peligroso y confuso; profesa no ser ni de derecha ni de izquierda. Es decir, queda cómodo para todos los que quieran acomodarse. Esta tendencia es el pachamamismo.

Al igual que el populismo es un significante vacío, un mero instrumento discursivo aglutinante que puede ser de derecha como también de izquierda. Atomiza gran parte de los principios del MAS-IPSP y comparte afinidad con otros pocos, pero depurando, o intentando depurar, lo ya construido por el Socialismo Comunitario. Negando el tan trabajoso proceso histórico de conciliación y confluencia entre socialismo – comunismo – indianismo – indigenismo – katarismo expresado y materializado en el propio tejido social y político altamente complejo del MAS-IPSP.

No es de extrañar que el pachamamismo surja del pensamiento ongero de “cooperación para la democrática”, en todas sus vertientes, pasando por la Fundación Nacional para la Democracia (NED) de Estados Unidos quienes “formaron” a gran parte de los liderazgos de las comunidades aledañas al lago Titicaca en La Paz, como a los líderes de algunas comunidades de Tierras Altas y Tierras Bajas de nuestro país. El pensamiento de los pachamamistas es totalmente funcional a sus amos – financiadores, quienes les han castrado mentalmente con su adoctrinamiento pragmático. No difunden ideas, difunden consignas y descalificaciones en contra de las fuerzas coloniales racistas, pero también en contra de las organizaciones sociales populares que componen el MAS-IPSP y sus liderazgos. Siendo funcionales a los poderes conservadores coloniales e imperialistas locales, continentales y mundiales.

El pachamamismo es el nuevo trotskismo con rostro indígena. Podemos encontrar claros ejemplos del pensamiento pachamamista en personajes como Yaku Pérez de Ecuador, recientemente promocionado en Bolivia por Carlos Mesa y sus acólitos. Un Yaku Pérez que abiertamente le brindó su apoyo y respaldo político al banquero ecuatoriano, hoy presidente, Guillermo Lasso. En nuestro país otros fieles representantes de esta peligrosa ideología sin ideas son Rafael Quispe, Félix Patzi o Santos Quispe.

Por ende, no toda ideología que se presenta como afín a los pueblos del Abya Yala y que habla a nombre de ellos sigue una homogeneidad de izquierda. Al igual que el populismo el pachamamismo como significante vacío puede muy bien ser instrumentalizado por personajes ligados al capital financiero global y la explotación de los trabajadores como Guillermo Lasso a través de Yaku Pérez; o por Doria Medina, eterno candidato de la derecha boliviana, a través de Rafael Quispe. Cambiará la marioneta con la bandera del pachamamismo pero jamás cambiarán los titiriteros para quienes el socialismo, el comunismo, el indianismo, el indigenismo y el katarismo les son ideologías peligrosas e incómodas para sus intereses de casta y estilo de vida basado en la explotación del hombre por el hombre en sus múltiples dimensiones, formas y mutaciones. (Fuente La Razón)

Gabriel Villalba Pérez es abogado y analista político

Red Patria Nueva 2022
Red Patria Nueva