Racicot: «Documento del GIEI-Bolivia es un informe de la verdad y detallará toda la violencia que se vivió en una semana»

Compartir

El exrepresentante del Alto Comisionado de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos en Bolivia, Denis Racicot, consideró que el Informe del GIEI-CIDH sobre los hechos de violencia en Bolivia entre 2019-2020 abrirá un espacio de reflexión para aplicar políticas públicas y sociales para prevenir otro golpe de Estado y la consecuente vulneración de todo tipo de derechos humanos en el futuro.

En una entrevista con Red Patria Nueva, Racicot afirmó que el documento del GIEI-CIDH señalará el camino para «profundizar una investigación judicial y penal» en los casos de torturas y persecución política, ideológica o de otra índole.

«Todos informes previos al que se presentarán hoy apuntan a lo mismo: una persecución masiva a los derechos humanos, de corte ideológico, político y también de corte racista, machista y discriminatoria, que hizo recordar la violencia del 2003 cuando fue la guerra del gas y las dictaduras militares de 1964 a 1982 en Bolivia; también recordó otros golpes de Estado en las dictaduras en América Latina», sostuvo.

El exrepresentante del Alto Comisionado de la Organización de Naciones Unidas fue uno de los testigos de los hechos violentos del 2019 y develó que «en tan solo una semana (del 12 al 19 de noviembre) se cometió todo tipo de violaciones a los derechos humanos». En la actualidad, esos acontecimientos no solo llaman la atención de activistas nacionales, sino de instituciones del exterior porque en la represión al pueblo, por parte de uniformados, grupos irregulares y paramilitares, también actuaron gobiernos de otros países.

«La Comisión Interamericana hizo una visita en noviembre del 2019, que hizo un informe claro para investigar los hechos de violencia que habían ocurrido, hemos visto todas las formas de violaciones que puede cometer un estado y sus agentes, Sacaba, Senkata, ejecuciones sumarias, aplicaciones de la tortura a detenidos, persecuciones sistemáticas a personas relacionadas al MAS simpatizantes como miembros altas autoridades, violencia de grupos irregulares en Cochabamba como la Resistencia Juvenil Cochala, de la Unión Juvenil Cruceñista, actuaciones de grupos paramilitares, actuaciones tanto de la Policía como de las Fuerzas Armadas, de forma indiscriminada usando de forma indebida sus recursos bélicos, violencia con armas, acciones amparadas por el Decreto Supremo 4078, que buscó librar de responsabilidad por todo lo cometido», manifestó Racicot.

El informe de la GIEI-CIDH es considerado, por el exfuncionario de las NNUU como un «informe de la verdad» y que tanto sus conclusiones como recomendaciones ayudarán a esclarecer de manera positiva lo ocurrido en Bolivia.
«Es un momento histórico porque el grupo ha investigado hechos de violencia muy características de un golpe de Estado y es de esperar que tendremos una opinión que marcar una línea definitoria», afirmó.

ecl/rpn

Red Patria Nueva 2022
Red Patria Nueva