Señalan a Pumari de ser el autor intelectual de saqueos y quemas del 2019 en Potosí

Compartir

El abogado Marco Borda, hermano del expresidente de la Cámara de Diputados Víctor Borda, es otra de las víctimas de torturas, racismo y discriminación en los actos violentos del 2019, año en el que el Comité Cívico Potosinista (COMCIPO) a la cabeza de Marco Pumari y Ramiro Subia desataron una ola de terror en la Villa Imperial, con protección y complicidad de la policía, en contra de autoridades del entonces gobierno nacional, e incluso atentando contra la vida de sus familiares.

«Perro de m…, indio, masista, ahora di ‘Agenda 2025’, llámale a tu hermano, dile a ese indio que renuncie o vas a morir», fueron algunas de los improperios que los integrantes de COMCIPO gritaron a Borda, el 10 de noviembre, fecha en la que grupos delincuenciales ingresaron a su casa (cerca de las 9:00 am), lo sacaron a golpes, saquearon todo, lo llevaron desnudo por las calles torturándolo por casi ocho horas e intentando quemarlo en la plaza 10 de Noviembre, según relató a Red Patria Nueva.

 «Mientras me golpeaban e insultaban, Subia recibía órdenes de Marco Pumari por teléfono y le decía ‘qué hago con Borda’. Me hicieron caminar desnudo por las calles, me taparon con masquin la boca, me amarraron las manos, me rociaron con gasolina y a quien intentaba defenderme lo golpeaban, a mi hija de 17 años la golpearon. Fui tratado peor que Cristo», contó el abogado.

Una de las escenas que Borda no olvida es que, al pasar por la Iglesia San Clemente, dos párrocos del lugar le negaron refugio. «Había algunas mujeres que se compadecían diciendo ‘lo van a matar, lo meteremos a la iglesia’, pero la actitud del párroco fue que no iba a permitir que me metan. Luego apareció otro párroco que me decía que vaya a la casa de otro dirigente, pero no podía ir a otra casa porque el dueño se arriesgaba a que lo peguen también», contó.

Respecto de la actuación de la policía, Borda relató que en medio del «viacrucis» dos uniformados se acercaron al tumulto para intentar calmar al tumulto.

«A las 4 de la tarde llegaron dos policías, uno de ellos quiso dialogar, pero los golpeadores dijeron ‘lo vamos a llevar a la casa de Pumari y allá vamos a matar a este indio’. En ese momento dijeron ‘los indios entraron a la casa del Pumari’ y ahí un policía dijo ‘no vayan porque la casa de Pumari está protegida por policías y cívicos’. Ese momento pensé por qué los protegen a ellos y a nosotros no. Luego me llevaron a la plaza y ahí querían quemarme vivo hasta que en ese instante renunció el presidente Evo Morales, y le estoy agradecido porque si no, yo sería una víctima más», relató.

Mientras era torturado, Borda pudo constatar que aquellas acciones no eran casuales, sino que estaban planificadas ya que además de las llamadas telefónicas, hubo personajes como una mujer de negro y otro varón, quienes acusaban al abogado de supuestamente perder a sus familiares en Vila Vila, enardeciendo más a los grupos que lo golpeaban. Hoy, estas dos personas no están ni en el informe del GIEI.

«Esto se ha planificado con anterioridad, no fue casual, fruto de la ira. Cada uno tenía roles distintos, esos escudos no lo han fabricado en un día, tenían organizado su sociedad de motoqueros al estilo de los grupos de Cochabamba y Santa Cruz. Esto refleja el informe del GIEI, y el Estado debe luchar contra estos grupos, contra esas organizaciones que no están legalmente constituidas, que causan zozobra, temor en la población», afirmó.

Tras ser torturado y liberado gracias a la renuncia forzada del entonces presidente Evo Morales, Borda fue trasladado a un hospital y tras una semana de recuperación presentó una denuncia en contra de las cabezas e integrantes de COMCIPO y otras personas que logró identificar mientras lo agredían.

«Mi persona ha denunciado este hecho a la semana porque he estado hospitalizado. A la semana denuncié el hecho por tentativa de homicidio, robo agravado, allanamiento de morada, porque ni cama me han dejado, se han llevado todas mis pertenencias, hasta una motocicleta. Durante el 2020 se retrasó la investigación y espero que ahora se reactive para encontrar justicia», dijo Borda.

ecl/rpn

Red Patria Nueva 2022
Red Patria Nueva