Uniformados dispararon contra el pueblo sin respetar la legítima defensa y desconociendo todo tipo de derechos

Compartir

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales (GIEI) hace mención a las ejecuciones sumarias y extrajudiciales en diferentes capítulos de su informe por las averiguaciones realizadas respecto de la forma en la que el pueblo movilizado en defensa de la democracia fue baleada por los uniformados sin respetar su derecho a la vida, o recurso legal como la legítima defensa.

«Cuando hablamos de ejecuciones sumarias hablamos de aquellos procedimientos en los que se pone fin a la vida de una persona como consecuencia de una actuación ilegal por parte de quien ejecuta la acción. En el contexto de una operación policial o militar, la causa de esa muerte fue porque ese agente no siguió los protocolos de actuación, de los principios de legalidad, de legítima defensa. Es una actuación que no observa los procedimientos que debería regir a una institución uniformada en el uso de las armas de fuego», explicó el secretario ejecutivo del GIEI, Jaime Vidal, en una entrevista con Red Patria Nueva.

Estas ejecuciones sumarias son uno de los motivos que urgen la necesidad de una investigación profunda y dar con los responsables, según explicó Vidal. «Cuando nosotros hablamos de graves violaciones a los Derechos Humanos nos referimos a que fueron vulnerados en un contexto que se determinan por esa afectación especial a un núcleo donde están comprometidos los derechos a la vida, a la integridad personal y la prevención de la tortura. Entonces, este informe viene a aportar con una observación de la vulneración de lo más grave a los derechos protegidos en los tratados internacionales y en la Convención Americana de Derechos Humanos», dijo el experto.

A tiempo de destacar la imparcialidad y contundencia del informe del GIEI, el exministro de Autonomías, Hugo Siles, lamentó que en Bolivia nuevamente se hable de ejecuciones sumarias y ejecuciones extrajudiciales, característicos de las dictaduras y los golpes de Estado, que el país volvió a experimentar en 2019 con la convulsión social impulsada por cívicos, policías amotinados y militares.

«Este informe evalúa de manera precisa lo que sucedió en las localidades de Senkata y Sacaba, donde existe el mayor numero de bajas y fallecidos. La tipificación de lo que corresponde de estos hechos se eleva a masacres y ejecuciones sumarias algo que no veíamos hace mucho tiempo, en las épocas de la dictaduras se hablaba de las ejecuciones y masacres», dijo Siles.

ecl/rpn

Red Patria Nueva 2022
Red Patria Nueva